01

SÍNTESIS EUROCLIMA+ 2020-2021

1.1. Contexto regional

Crisis Covid-19 y Recuperación Verde

En el periodo 2020-2021, la pandemia de la COVID-19 afectó fuertemente a América Latina y actualmente, es la amenaza más urgente que la región enfrenta en el corto plazo. Lo que comenzó como una emergencia sanitaria, se ha convertido en una recesión económica mundial, cuya magnitud aún no es totalmente cuantificable. El coronavirus, y las medidas para reducir su propagación, no solo han ejercido presión sobre el sector de la salud; sino que también han producido impactos económicos y sociales devastadores. Las cifras de desempleo están aumentando y las estimaciones apuntan a que más de 45 millones de personas pasarán a estar por debajo de la línea de pobreza en América Latina (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL). La CEPAL y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estiman que, a finales del 2020, el producto nacional bruto de la región disminuyó un 6,4%, el comercio un 8,6% y la tasa de empleo un 9,5%.  

La pandemia del COVID-19 ha puesto en evidencia muchos  efectos del cambio climático que se pueden sentir en toda la región; así como la urgencia de limitar el calentamiento global, la pérdida de ecosistemas y biodiversidad y apostar por sistemas económicos sostenibles. Actualmente, los países de la región están centrando sus esfuerzos en abordar la fase de emergencia de la crisis sanitaria. Estas medidas políticas y decisiones de inversión, enmarcadas como paquetes de recuperación económica y social, trazarán el camino del desarrollo económico para la próxima década, acelerando o retardando el progreso en la lucha hacia el cambio climático. La necesidad de responder rápidamente, para evitar una crisis económica severa, puede ser un fuerte argumento para ignorar las consideraciones climáticas en los planes de recuperación. Sin embargo, si no se integran, esta empujará a la región por un camino con efectos aún más dramáticos que los provocados por el COVID-19, dado que existe una estrecha interrelación entre las crisis de salud, climáticas y económico-financieras. 

En este contexto, fue necesario desarrollar con prontitud estrategias para evitar que el esfuerzo de recuperación de la pandemia no obstaculizase el avance en el cumplimiento y el aumento de la ambición de las NDC presentadas por los países antes de ella.

A pesar de sus graves efectos, la pandemia también ha suscitado globalmente un discurso sobre las oportunidades de un cambio para equilibrar las necesidades económicas, sociales y medioambientales. En el marco de la recuperación post COVID-19, se ha evidenciado en la región, la importancia de una recuperación verde, resiliente y que incorpore los pilares de la transición justa y las posibilidades de «reconstruir mejor» (build back better). Asimismo, se ha confirmado la importancia de incluir elementos clave en la implementación de los compromisos climáticos a nivel nacional, tales como la acción para el empoderamiento climático, la inclusión de los colectivos en situación de vulnerabilidad y la transición justa. 

En este contexto, durante el periodo 2020-2021, se avanzó en el impulso para incorporar la recuperación verde como área de trabajo dentro del Programa. Así, EUROCLIMA+ ha facilitado intercambios sobre el papel que pueden desempeñar las NDC para una recuperación verde en los países latinoamericanos y ha abierto diálogos que permiten la creación de visiones holísticas sobre el desarrollo de economías climáticamente neutras (carbono neto cero). Además, brindará apoyo a todos los países de la región para aprovechar la oportunidad de incorporar la acción climática en los planes de recuperación económica post COVID-19, al vincular los esfuerzos de recuperación a las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC), las Estrategias de Descarbonización a  Largo Plazo (ELP) y sus implementaciones, siguiendo las demandas de apoyo surgidas de la XXII Reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe en la Declaración de Bridgetown.

Avances hacia el cumplimiento del Acuerdo de París – Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDCs) 

Los compromisos establecidos en el conjunto de las NDCs globales, representan el esfuerzo colectivo que determinará si se alcanzarán los objetivos establecidos en el Acuerdo de París. Los países de América Latina y el Caribe presentaron sus NDCs ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC); e incluso varios de ellos, ya comunicaron también sus NDC actualizadas durante el 2020-2021. Las NDCs, que son compromisos establecidos por los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), representan el principal instrumento del Acuerdo de París, y reflejan las acciones de cada uno para enfrentar el cambio climático. Sin embargo, y al igual que en el promedio global, la región de América Latina se encuentra lejos de alcanzar las metas climáticas propuestas en sus NDCs; entre otras razones, por falta de financiamiento.

Los países latinoamericanos deben implementar los objetivos ya establecidos en las NDCs y aumentar constantemente su nivel de ambición para los próximos años. La capacidad limitada de los ministerios sectoriales pertinentes, especialmente en la interacción con los de planificación y finanzas, es un obstáculo en este sentido. De manera similar, las NDCs aún no están completamente integradas en las políticas nacionales y sectoriales. Por lo tanto, los actores gubernamentales y no gubernamentales nacionales deben fortalecer las competencias para vincular los objetivos climáticos, ambientales, económicos y de desarrollo, en las estrategias correspondientes, traducirlos en programas de inversión e implementarlos de manera coordinada. 

El Programa EUROCLIMA+ ofrece la oportunidad de apoyar a los países de la región para avanzar en la implementación de sus NDCs, a través de intervenciones concretas y de acciones específicas, identificadas en los diálogos país y los foros regionales.  

El periodo 2020-2021, a pesar del impacto de la pandemia derivada del COVID-19, ha permitido avanzar en procesos clave para los países socios de EUROCLIMA+. Ha sido un año notable para los socios latinoamericanos del Programa, para abordar los procesos de revisión nacional de las NDCs y el comienzo de los de planificación climática a largo plazo, en particular a través del fortalecimiento de los marcos regulatorios de cambio climático. Esto ha logrado anclar los objetivos de cambio climático o las metas de descarbonización a nivel legislativo (Chile, Ecuador, Panamá). 

Introducción
1.2. El Programa en la actualidad