04

RESULTADOS

Resultado 1: Planes y políticas

Uno de los principales propósitos de EUROCLIMA+ es apoyar a América Latina a adecuar su marco político, regulatorio e institucional, para responder a los compromisos asumidos internacionalmente y así, cumplir con las metas climáticas acordadas. 

Asimismo, considerando la limitada experiencia de la región en la práctica de las acciones climáticas, el Programa ayuda a los países de América Latina a proponer soluciones concretas que puedan inspirar las políticas climáticas por seguir. 

La mayoría de las acciones y proyectos actualmente en implementación, apuntan a este resultado; y contribuyen al logro de los 9 indicadores, tal y como se presenta de forma sintética en el cuadro de avance del resultado 1.

De estos 9 (ver listado en el menú arriba), cabe destacar el gran volumen de efectos producidos por los proyectos piloto sectoriales (R 1.7.). Sin embargo, por el momento, estos se manifiestan, sobre todo, en el lugar donde están siendo realizados, más que a nivel de los países o la región. De igual forma, también el efecto en términos de fortalecimiento de capacidades es significativo (R 1.6.) .

En cuanto al resto de indicadores del resultado, en particular los relacionados con procesos de fortalecimiento de las políticas nacionales (R 1.1., R 1.2. y R 1.3.), hay que esperar a que las respectivas acciones avancen en su ejecución, ya que varias apenas están empezando, pues se identificaron en el marco de los recientes Diálogos País.

R.1.1. Ambición incrementada de las NDCs

Panorama internacional

El Acuerdo de París plantea el reto de transitar desde una etapa de diseño de políticas y planes que aborden el combate a las emisiones de gases de efecto invernadero, hasta su implementación real y efectiva mediante la participación de diversos actores. Los hallazgos del Informe de Síntesis de las NDC de 2021 muestran que, aunque los países han aumentado en su mayoría los objetivos de mitigación, aún se está muy por debajo de lo que la ciencia dice que se necesita para limitar el incremento de la temperatura global a 1,5°C para finales de siglo. Para lograrlo, se requiere una acción climática inminente y a gran escala, lo que exige una mayor capacidad ejecutiva al interior de los gobiernos, a nivel nacional y regional; así como el compromiso fundamental de los actores no estatales. 

En sus NDCs, los países comunican las medidas que tomarán para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero con el fin de alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Además, refieren las acciones que llevarán a cabo para crear resiliencia y adaptarse a los efectos del aumento de la temperatura.

«Las NDCs van más allá de ser el documento internacional para cumplir el requisito de la Convención.
Los países han constituido la oportunidad para transversalizar la agenda climática e institucionalizar la gobernanza climática»  

Cayetano Casado, Encargado Regional América Latina
y el Caribe en la Unidad de Apoyo de NDC Partnership

El Acuerdo de París funciona en un ciclo de cinco años de medidas climáticas cada vez más ambiciosas de los países; por lo que, con vistas a su preparación para la COP26, tenían hasta diciembre del 2020 para actualizar sus NDCs. En Latinoamérica y el Caribe, apenas 15 de ellos(Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Granada, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Surinam) la presentaron la actualización. El panorama entre países, en términos de ambición, es todavía muy heterogéneo. Se destacan Jamaica y Colombia que casi han duplicado sus anteriores metas de NDCs. En el caso de Colombia, el poseer una meta del 51% al 2030 (aunque usa como línea base de referencia la proyectada, en vez de emisiones históricas), la convierte en el único país en desarrollo dentro del “club del 50% más” de líderes climáticos, junto con el Reino Unido, la Unión Europea, Noruega y los Estados Unidos. En el caso de Chile, si  implementa todas las políticas planificadas (entre las cuales está la Ley de Cambio Climático, apoyada por EUROCLIMA+), podría alcanzar un pico de emisiones en el 2023, en lugar de su propuesta para el 2025, lo cual lo convertiría en un pionero en la acción climática, según el Climate Action Tracker.

Costa Rica tiene la NDC más ambiciosa y, aunque no está enfilada con el objetivo de 1,5 °C, es uno de los pocos países del mundo que se alinea a la meta de mantenerse por debajo de los 2 °C

Chile y Costa Rica se han comprometido con la carbono neutralidad para el 2050, mientras que otros países, como el Perú y Colombia, mencionan que se están desarrollando estrategias nacionales hacia el 2050. Solo unos pocos han elaborado un plan para alcanzar la carbono neutralidad, incluida Costa Rica, que presentó su Plan Nacional de Descarbonización (2018-2050) a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en el 2019.

Las dos mayores economías y emisoras de GEI de la región, México y Brasil, no han asumido compromisos más grandes y en realidad registran una disminución de la ambición en razón del cambio de la línea base de referencia, más alta que la anterior, lo que conlleva a mayores emisiones en general para el 2030. Además, en el caso de México ya no se menciona más el 2026 como el año máximo de emisiones.

9 países de Latinoamérica (Belice, Guatemala, Honduras, Venezuela, Guyana, Bolivia, Paraguay y Uruguay) y casi la totalidad de los países del Caribe (exceptuando Cuba, Jamaica, República Dominicana y Granada) aun no actualizan sus NDCs.

Los estudios más recientes sobre cambio climático

Los estudios más recientes (IPCC AR6) sobre cambio climático plantean que, si se espera mantener el aumento de la temperatura media planetaria por debajo de los 2°C, es necesario incrementar considerablemente la ambición de los compromisos (NDC). Y los esfuerzos deben ser aún mayores si la condición es no superar el aumento de 1.5°C. El Informe sobre la Brecha de Emisiones del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (United Nations Environment Programme, 2018) explica que para alcanzar ese objetivo en el 2030, con una trayectoria de menores costos, es necesario reducir en un 25% la cifra de emisiones globales consignada en el  2017; mientras que, para limitar el calentamiento a 1.5°C, la disminución debe ser del 55%.

Contribución de EUROCLIMA+ para aumentar la ambición de las NDCs

La oferta de EUROCLIMA+ es amplia, y apoya a los países socios que lo soliciten en sus procesos de construcción o mejora de las NDCs en aspectos de gobernanza, sectoriales o de construcción de metas, tanto en mitigación como en adaptación, de acuerdo con los lineamientos de la UNFCCC. A pesar de que existen varios canales de cooperación internacional en materia de NDC, este apoyo es bien valorado por los países socios (cuadro abajo).

«Hoy, presentar nuevas y más ambiciosas NDC es una respuesta ética y necesaria a la crisis provocada por la pandemia del COVID-19; los compromisos y metas establecidos en una NDC actúan como un verdadero faro, que permite dirigir el camino hacia una recuperación económica sostenible, con metas claras. 

Quiero agradecer y valorar el gran apoyo de la Unión Europea a Chile y a los países de América Latina y el Caribe para el cumplimiento de sus compromisos climáticos, como las NDC, a través de su Programa EUROCLIMA+, y el gran el rol que juegan en ello las agencias implementadoras CEPAL, PNUMA, GIZ, FIIAPP y AECID.»

 Carolina Schmidt, Ministra de Medio Ambiente de Chile, Presidente COP25

Hasta el momento, las contribuciones de EUROCLIMA+, con vistas a lograr NDCs más ambiciosas, se han concretado en términos de promoverlas a nivel regional e intercambiar un patrimonio común de conocimientos, más que en impulsar una ambición en procesos nacionales específicos. 

En el contexto de las NDCs existen también, contribuciones sectoriales en términos de mitigación y adaptación. Algunas de las más prioritarias en Latinoamérica son agricultura y ganadería, recursos hídricos y salud. La tabla siguiente revela la actuación sectorial de EUROCLIMA+ en los 18 países socios:

Contribuciones a nivel regional

Durante el 2020-21, EUROCLIMA+ ha facilitado intercambios sobre el papel que pueden desempeñar las NDCs para una recuperación verde en los países latinoamericanos (link) y ha abierto diálogos que permiten la creación de visiones holísticas sobre el desarrollo de economías climáticamente neutras (carbono neto cero).

Como parte del trabajo de monitorear y proveer una sistematización de las informaciones sobre el estado de implementación y las brechas existentes en las NDCs en Latinoamérica y Caribe, EUROCLIMA+ ha iniciado la recopilación de aquellas que han presentado varios de los países de la región durante el 2020 y el 2021. Esto permitirá actualizar la publicación “Panorama de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional en América Latina y el Caribe”; así como la información contenida en el Estudio Temático 13 «Avances en la Acción Climática de América Latina: Contribuciones Nacionalmente Determinadas al 2019, que será puesta a su disposición  a través de NDCLAC.org, herramienta digital dinámica e interactiva que permite visualizar información sobre el avance en la implementación y actualización de las NDC en Latinoamérica y el Caribe. Estas permiten dar seguimiento a las metas planteadas, mejorar la transparencia de la información y orientar el apoyo hacia los países de la región. La herramienta fue lanzada en el 2020, en el marco del Evento Regional Conjunto «Acción climática en tiempos de crisis: Potenciando la recuperación sostenible post COVID-19 en Latinoamérica y el Caribe«, espacio que sumó esfuerzos de importantes iniciativas, programas y organizaciones de la región de Latinoamérica y el Caribe que trabajan en promover la acción climática y la transformación del desarrollo de los países que la componen.

Contribuciones a nivel nacional

En el caso de Ecuador, EUROCLIMA+ ha contribuido en la revisión de su NDC. Asimismo, varios otros han solicitado a EUROCLIMA+ apoyos puntuales para desarrollar los capítulos de sus NDC en relación con sectores específicos.

En concreto, EUROCLIMA+ está apoyando estas contribuciones sectoriales para las NDCs de Ecuador y Colombia, sobre todo en el contexto del sector energía y en el componente de adaptación (Ecuador). 

En Ecuador, el resultado ha sido la revisión y publicación de la NDC.  EUROCLIMA+ apoyó la recolección de insumos para el aporte a la verificación del componente de adaptación en el Sector Patrimonio Hídrico del Plan de Implementación de la Primera NDC; el cual fue presentado en mayo del 2021 por el MAAET, tras la aprobación de las diferentes instancias nacionales. 

En Chile, como parte del proceso de revisión y actualización de su NDC, y bajo la iniciativa Diálogo entre Pares, EUROCLIMA+ promovió un intercambio de experiencias y conocimientos  de alcance técnico y político, para  la efectiva implementación del Acuerdo de París (AdP). En particular, se interesó en  el diseño e implementación de NDCs justas y ambiciosas, en el contexto de los objetivos de largo plazo del AdP y las recomendaciones de la ciencia. Este fue un insumo relevante para la nueva NDC de Chile, cuyo proceso de actualización puede ser revisado en el  Resumen de Políticas (Policy Brief) «Actualización de la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) 2020 de Chile”.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9

4. Resultados
Resultado 2: Financiamiento climático